Search OCA
Get Local!

Nov. 2002

Noticias de Biodemocracia #41 Ropa por un Cambio Por Ronnie Cummins

La Asociaci�n de Consumidores Org�nicos

Citas del mes: �Cuando los aviones bajan y fumigan de aire una parcela para matar un insecto predador con plaguicidas, estamos en la �poca Obscura de comercio. Quiz�s una mil�sima de este plaguicida a�reo prevenga actualmente infestaci�n. Lo que sobra cubre las hojas, entra al suelo, el agua, y en todas las formas de la vida silvestre, hasta nosotros. Que beneficia la factura es un recurso de desprecio y da�a la vida.� Paul Hawken, The Ecology of Commerce (1993) �Ya anochece en el sindicato. Made in the USA. Seguro que era una buena idea, hasta la avaricia agarr� todo. Bob Dylan, �Showdon on the Union,� Infidels (1983) �Hay j�venes, en su mayor�a trabajadoras, en Bangladesh, pa�s musulm�n que ocupa el cuarto lugar como productor de prendas para el mercado de los Estados Unidos, en donde se les paga un promedio de 1.6 centavos de d�lar por cada gorra con un logotipo de Harvard que ellas tejen.

Las gorras se venden en la librer�a de Harvard por $17 d�lares, qu� quiere decir para los trabajadores de vestido, quienes en su mayor�a son mas j�venes que los estudiantes de Harvard?, se les pagan un d�cimo de 1 por ciento del precio de la gorra en el mercado... �No tenemos el poder de consumidor y pol�tico para presionar a nuestras empresas de terminar con los sueldos de la miseria pagados a la gente que hacen estos productos? Charles Kernaghan, Director del Comit� Nacional de Trabajo y Tom Hayden, ex Senador estatal de California, �Pennies an Hour and No Way Up,� New York Times Op Ed (July 6th, 2002). Ropa por un Cambio: Desafiando Plaguicidas, Algod�n Transg�nico y Maquiladoras Gracias a varias d�cadas de efectiva educaci�n y campa�as publicas por activistas de alimentos, la consigna, �eres lo que comes� ya ha sido incorporado por el sector mayoritario de millones de consumidores concientes de su salud y la pol�tica. Entre las corrientes de activismo de los consumidores, la resistencia global contra alimentos y cultivos transg�nicos se ha vuelto en uno de los movimientos m�s amplios y poderosos hoy en el mundo, disminuyendo los planes de Monsanto y los Gigantes Gen�ticos de perturbar el abasto mundial de alimentos y controlar el bienestar de dos mil millones de campesinos y pobladores.

Mientras la conciencia sobre los impactos en la agricultura por el uso intensivo de qu�micos y la ingenier�a gen�tica sobre nuestra salud, medio ambiente y vida social-econ�mica ha crecido globalmente, as� mismo la demanda por alimentos org�nicos, producidos en una manera sustentable por familias de campesinos y comunidades rurales tradicionales. Alimentos org�nicos es el sector de crecimiento m�s r�pido de la agricultura estadounidense. Considerando las tasas actuales de crecimiento, la mayor�a de los $360 mil millones de d�lares de alimentos vendidos al por menor en los Estados Unidos ser� org�nico al a�o 2020. En Europa el mercado org�nico est� creciendo aun m�s r�pido. Campesinos de 130 naciones est�n cultivando alimentos certificados org�nicos; solo cuatro naciones (EU, Canad�, Argentina, China) est�n cultivando cultivos transg�nicos por escala comercial. La Declaraci�n de los Estados Unidos sobre la Moda: Plaguicidas, Frankencultivos, y maquiladoras.

En comparaci�n a la conciencia sobre temas sobre alimentos, la conciencia publica y compra responsable de los consumidores en cuanto ropaje y vestidos es vergonzosamente inadecuada. El activismo ambiental y anti-frankencultivos ha empezado apenas a impactar en el mercado de prendas y moda de los Estados Unidos, una industria de $300 mil millones de d�lares. Desafortunadamente, no se puede decir lo mismo sobre el movimiento estudiantil contra las maquiladoras, a pesar de una d�cada de activismo, incluyendo protestas energ�ticas contra Nike, The Gap, y otros Matones de Marcas. Si nosotros y nosotras norteamericanos somos lo que vestimos, entonces, nosotros�aun la juventud rebelde, miembros de sindicatos, y progresistas�estamos sobornados por las empresas. Nuestra afirmaci�n de moda aparentemente es que no nos importa que nos vistamos.

Una mirada a las marcas de nuestra ropa o los logotipos corporativos de nuestros zapatos revelan que los matones de marca, los gigantes trasnacionales en la industria de ropaje y vestidos, reinan. Entras en cualquier tienda de ropa. Buscas la marca que dice �Hecho en los Estados Unidos por Sindicatos con algod�n org�nico (o con c��amo o lana)�. Puedes buscar en estante tras estante, en tienda tras tienda, pero es poco probable que no vayas a encontrar este producto. De hecho no hay nada, hecho por trabajadores y trabajadoras sindicalizados, con ropa o zapatos org�nicos en el mercado y punto.

La excepci�n es una nueva empresa en Los �ngeles, California, llamado SweatX (www.sweatx.net ) que compromete proveer ropa org�nica, hecho por sindicatos y en los EU para los consumidores que los desean. Los trabajadores y trabajadoras de SweatX son miembros del sindicato de ropaje UNITE. Desafortunadamente aun los consumidores del sindicato de SweatX, miembros del sindicato AFL-CIO, no est�n dispuestos en este momento pagar un poco mas por camisetas org�nicas con los logotipos de su sindicato. Peor aun, varios grupos ambientalistas nacionales est�n vendiendo mercanc�a no-org�nica hecho en China, con sus logotipos. Incre�blemente, ni siquiera es posible comprar ropa hecha de las fibras de c��amo cultivado en los EU. En un ataque de locura de la Guerra contra las Drogas, el gobierno estadounidense todav�a proh�be la siembra industrial de c��amo por campesinos estadounidenses, obligando que roperos de los EU importen el c��amo del extranjero. Sin embargo hay un numero creciente de empresas roperas, sobre todo las m�s peque�as, quienes ofrecen ropa org�nica y comercio justo. Estas empresas incluyen: Patagonia, Gaiam, Maggie�s Organics, Mountain Equipment Co-op, Hempy�s Globalwear, y mas de cien otras empresas. V�ase www.organicconsumers.org/organiccotton.html por una lista parcial de estas empresas. Desafortunadamente, la mayor�a de consumidores estadounidense, a�n consumidores org�nicos, nunca han escuchado de estas empresas de ropa con un compromiso a nivel social y ambiental. Preguntas Frecuentes: �Nos importa que nos vestimos? �No les importa los sindicatos (menos el United Farmworkers Union) conocer acerca de los agrot�xicos, algod�n transg�nico, o literalmente las �maquilas de campo� las cuales caracterizan la mayor�a de los granjas y plantaciones de algod�n en el mundo? �A los ambientalistas, las iglesias, y los grupos de justicia social no ven una contradicci�n en colocar su logotipo en ropa empapada en plaguicidas o de algod�n transg�nico hechos en una maquila? �A las empresas de ropa de fibras naturales sientan que preocupaciones financieras hacerlo imposible trabajar con sindicatos o poner una prioridad de producir ropaje hecho en los Estados Unidos?

Los activistas contra maquilas est�n concientes que millones de trabajadores rurales de algod�n est�n envenenado los campos en donde millones de hect�reas de algod�n transg�nico Bt est�n destruyendo la capacidad de campesinos ecol�gicos de cultivar algod�n org�nico? �A los sindicatos y movimientos contra las maquiladoras les importan s� los campesinos algodoneros de peque�a y mediana escala est�n siendo pagados por las grandes empresas casi nada por su cosecha? El Rey Algodonero: Envenenando la Tierra y el Agua El algod�n es literalmente el cultivo m�s t�xico en todo el Planeta. Aunque solo 3% de la superficie bajo cultivo del mundo es algod�n, el algod�n est� fumigado hasta con 25% de los herbicidas e insecticidas del mundo, incluyendo algunos de los m�s t�xicos, como aldicarbo.

Y por supuesto el algod�n est� presente en muchos otros productos adem�s de ropa�alimentos, tampones, curitas, pa�ales, colchones, sabanas, etc. �Debido a la versatilidad de algod�n, se est� utilizado en gran variedad de productos de alimentos y fibras, haci�ndose uno de los productos mas comercializado. El algod�n representa un componente esencial en las ganancias de comercio al extranjero por mas de 55 pa�ses.

Pero el simple hecho de cultivar y cosechar una libra de fibra de algod�n para hacer una camiseta y cobrar un precio enorme por encima del aire, agua, y suelo, sin mencionar la salud de la gente que trabaja en las regiones algodoneras...el algod�n cosechado de tan solo una camiseta requiere una tercera libra de agroqu�micos�. www.sustainablecotton.org �Cuando todos los 19 estados algodoneros en los Estados Unidos est�n sumados, el cultivo representa el 25% de todos los plaguicidas utilizados en los Estados Unidos. Algunas de estos qu�micos son entre los mas t�xicos clasificados por la Agencia de Protecci�n Ambiental de los Estados Unidos.

En �pa�ses de desarrollo� donde las regulaciones son menos estrictas, la crisis es mas severa todav�a�. www.sustainablecotton.org �La plaguicida mas toxico registrado por la EPA es el aldicarbo (utilizado frecuentemente con algod�n). En California entre 1970 y 1994, el monto total de aldicarbo utilizado con algod�n fue del 85% a 95%. El numero de estados en donde el aldicarbo ha sido detectado en el agua es de 16. El porcentaje de todos los condados conteniendo agua susceptible a la contaminaci�n de agroqu�micos y fertilizantes es de 46%. El numero de personas en los EU que han tomado agua contaminada por herbicidas cancerigenos suma un total de 14 millones. El porcentaje de facilidades municipales de tratamiento de agua que carecen de equipo para quitar estos qu�micos del agua para tomar es de 90%.

El costo total proyectado para monitorear el agua de los EU es de $900 millones a $2.2 mil millones de d�lares. El costo proyectado para la filtraci�n de agua con carbono en los EU es de hasta $ 25 millones de d�lares. www.sustainablecotton.org Algod�n t�xico: Lo que est�s comiendo Poca gente se da cuenta que el 60% de la cosecha de algod�n, por peso, entra en la cadena alimenticia en la forma de aceite combustible de la semilla de algod�n para alimentos procesados, y como pienso de semilla de algod�n para ganado, llegando en nuestros productos l�cteos y c�rnicos. El algod�n est� compuesto de fibra y semilla: 40% fibra a 60% de semilla por peso.

Una vez separado en la maquina desmotadora de algod�n, las fibras van al molino de textiles, mientras la semilla y otros productos secundarios de la maquina desmotadora van sin tratamiento al pienso para ganado y vacas l�cteas. Los residuos de plaguicidas de semillas de algod�n se concentran en los tejidos grasosos de estos animales, y en turno son pasados en la carne de productos l�cteos a los consumidores. La semilla de algod�n, la cual es rica en aceite y tiene alto contenido de prote�na, tambi�n es un ingrediente com�n en galletas, papitas, salsas para ensalada, y otros alimentos procesados. Frankenalgod�n Transg�nico Adem�s de estos impactos destructivos ambientales y en salud, la producci�n de algod�n transg�nico est� creciendo. Aprovechando las preocupaciones de la �cosecha fatal� de plaguicidas, Monsanto est� empujando las semillas de algod�n transg�nico en el mercado en mas de 6 pa�ses como la �alternativa verde� para campesinos algodoneros.

En t�rminos del impacto da�ino para la salud humana, algod�n transg�nico Bt o con una resistencia herbicidal�y sus derivados de aceite y semilla�contienen prote�nas for�neas, bacteria, promotores virales, y genes de resistencia antibi�tica�ingredientes de alimentos que los seres humanos nunca han consumido. Las plantas transg�nicas y sus derivados no son etiquetado y probados por su impacto hacia la salud humana y el medio ambiente. M�s de 10 millones de acres de algod�n transg�nico ya est�n sembrados a lo largo de los Estados Unidos. Estas plantas de algod�n contienen una bacteria del suelo llamada Bt para que el algod�n transg�nico emita su propio plaguicida. Otras variedades de algod�n transg�nico est�n dise�ados para sobrevivir una mega dosis de herbicidas t�xicos, como el glifosato de Monsanto o bromoxynil de Aventis. Mientras las hect�reas bajo cultivos transg�nicos como ma�z, soya, y colza han empezado a nivelarse en los Estados Unidos y en todo el mundo.�debido a la creciente oposici�n global a los transg�nicos�los hect�reas de algod�n transg�nico est� creciendo.

Estas parcelas mutantes de algod�n transg�nico ya corresponden al 60% de todo el algod�n en los Estados Unidos, presentando un peligro comparable a la salud humana y el medio ambiente de algod�n convencional, sin tomar en cuenta la amenaza mayor a la agricultura org�nica. Aun que se aplican menos plaguicidas con el algod�n transg�nico Bt para controlar pestes como gusanos, se est�n aplicando m�s plaguicidas t�xicos que nunca para controlar pestes como pulgones que est�n floreciendo mientras sus competidores van muriendo.

Aun peor, algod�n Bt es una amenaza mortal a la siembra de algod�n org�nico, la �nica alternativa �no plaguicida�. La amenaza es de doble filo. Primero, todo el algod�n Bt es una fuente de contaminaci�n gen�tica (igual al ma�z y colza transg�nico), difundiendo su ADN transg�nico a variedades nativas de algod�n y parcelas org�nicas. Peor todav�a, el algod�n Bt paulatinamente est� desarrollando una resistencia entre las pestes de algod�n, creando las condiciones previas para super-pestes de algod�n a desarrollar que sean resistentes a las fumigaciones no transg�nico de Bt, la herramienta m�s importante del control biol�gico de pestes para campesinos org�nicos. Mas de lo mismo en la Industria Ropera En la ausencia de estrecha conciencia del publico y la presi�n en el mercado, las grandes empresas de agronegocio, Monsanto y las empresas trasnacionales de ropa pueden esperar a seguir los negocios como siempre.

Levi-Strauss, antes considerada la empresa mas progresiva de los derechos laborales y de responsabilidad social de las grandes empresas de ropaje, el comprador mas grande del mundo de algod�n, sigue comprando solo algod�n transg�nico con plaguicidas, y recientemente anunci� que va a seguir los otros Matones de Marcas y mover su producci�n al extranjero a zonas de sueldos bajos.

The Gap, a pesar de a�os de protesta por parte de activistas contra maquiladoras, compra algod�n transg�nico, algod�n plaguicidal, y depende de una red notoria de contratistas de maquiladoras. Empresas como Ralph Lauren y Wal-Mart visti�ndose en de la bandera estadounidense, mientras que venden ropa, no hecha por sindicatos y tampoco en los EU, sino en maquiladoras en el extranjero. Finalmente Nike, uno de los lideres de la banda, en t�rminos de producci�n en maquiladoras, est� colocada como la industria org�nica como un rayo de luz�por �greenwash� en mezclar 6% de algod�n org�nico en su ropa. Maquiladora Nike ya es el comprador mas grande del mundo de algod�n org�nico. Subyaciendo la falta de �conciencia ropera�, los Estados Unidos es una industria multimillonaria de propaganda y moda.

La industria evita intencionalmente mencionar todos los impactos ecol�gicos y sociales de nuestras compras de ropa�mientras tanto entregando el mismo mensaje e imagen que mata el esp�ritu: ropa crea el hombre y la mujer. El estilo y corte es mas importante de lo que eres adentro. En otras palabras, preocuparte mas por como te vistes, y no al impacto de la compra de ropa que tenga en el Planeta, a los trabajadores y trabajadoras agr�colas algodoneros, tampoco a las mujeres, ni�os y ni�as en las maquilas de ropaje. Maquilas de Marca: la Confesi�n de Moda de Libre Comercio �Ropaje de maquiladoras, vestidos y zapatos producidos en el Sur global bajo condiciones laborales y ambientales inferiores, es tan penetrante que casi puede ser invisible.

La disponibilidad de ropa barata, casi desechable que cambia con cada estaci�n de moda ha entrado a la cultura de las naciones industrialmente avanzadas Un estudio de la Organizaci�n de Naciones Unidas de 1997 encontr� que en 80% de los pa�ses en v�as de desarrollo, los sueldos en el sector de maquillaje actualmente est�n de bajo de los sueldos de los a�os 70 y principios de los 80. Los sueldos por hora pagados por los gigantes de ropaje como Wal-Mart, Ralph Lauren, Ann Taylor, Esprit, Liz Claiborne, Kmart, Nike, Adidas, J.C. Penney y otras en las �zonas econ�micas especiales� en China, ya est�n abajo hasta 13 centavos�y todas est�n pagando mucho menos de el promedio de 87 centavos la hora, el sueldo m�nimo para una vida digna para los trabajadores y trabajadoras en maquiladoras en China.� Naomi Klein, No Logo: Taking Aim at the Brand Bullies (1999) Hasta las caras marcas de ropa dise�adora est�n producidas por contratistas en pa�ses en v�as desarrollo. Trabajadores y trabajadoras trabajan tiempo extra por un d�lar a tres d�lares al d�a para producir ropa o zapatos que se venden por muchas veces mas en el Norte industrializado.

Ya que es considerado �demasiado caro� pagar un sueldo digno y proteger el medio ambiente a la misma vez, empresas de textiles y ropa de los Estados Unidos, Europa, y Jap�n han, en su gran mayor�a, cerrado sus fabricas y mudaron su producci�n al extranjero, de preferencia en los pa�ses de peor sueldo, como Vietnam o China. Sindicatos estadounidenses han sido incapaces o ap�ticos de detener estas empresas de reubicarse en el extranjero y minar las industrias domesticas de textiles y ropaje. Como se�ala Klein, empresas satisfechas con una margen de ganancia de 100% de la empresa a la tienda, ya exigen por lo menos 400% de ganancias. Considerando que mujeres y menores de edad son los m�s vulnerables a explotaci�n, son los mas preferibles en las maquilas. Derechos de libre expresi�n, libre asociaci�n, y el derecho de crear un sindicato, frecuentemente est�n suprimidos.

La contaminaci�n del agua, aire, la dislocaci�n social, marginaci�n econ�mica�estas son simplemente �externalidades� del mercado global y libre comercio. La mala publicidad ocasional que rodea a las maquiladoras de marca�sea Nike, Adidas, o la l�nea deportiva de Kathy Lee Gifford de Wal-Mart, est�n manejadas por empresas de relaciones publicas y �solucionados� en cambiar temporalmente contratos y operaciones de una maquiladora o zona de exportaci�n.

Sin una alternativa real en el mercado que es responsable ambientalmente y socialmente, cuando la presi�n crece a Nike, por ejemplo, Adidas simplemente gana mas dinero con sus tenis de maquiladora, y viceversa. Trabajadores y trabajadoras sindicalizados de textiles y ropaje en el Norte industrializado, en alg�n momento en las primeras filas de organizar los no organizados, parecen estar dormidos. Fibras org�nicas y comercio justo: Mas all� del Mercado de Nicho �Casi nunca mencionado hace pocos a�os, ropaje y otro art�culos hechos de fibras org�nicas se pod�an encontrar en tiendas, cat�logos, y en el Internet.

Empresas internacionales bien conocidas y compa��as locales, por ejemplo, est�n incorporando algod�n org�nico en su ropaje. Adicionalmente, algod�n org�nico ya aparece en una variedad de productos higi�nicos personales, muebles, entre otras cosas. Fibras org�nicas, entre las cuales incluyen algod�n, lana, c��amo, y lino, est�n cultivados utilizando un sistema agr�cola que produce suelos y medio ambientes saludables....[En los Estados Unidos] El algod�n org�nico est� sembrado actualmente en los estados de Arizona, Arkansas, California, Missouri, New M�xico, Tennessee, y Texas�. Bolet�n de prensa de la Asociaci�n de Comercio Org�nico (7 de enero de 2000) El agronegocio internacional, la industria biotecnol�gica, y las grandes empresas de ropaje parecen estar dispuestas a tolerar un sector de alimentos y ropaje org�nico, basado en el Comercio Justo y las practicas de producci�n sustentable, siempre y cuando queden como un mercado peque�o y nicho.

Nike, por ejemplo no tiene ning�n problema pagando un poco mas para mezclar algod�n org�nico en su ropaje, para poder desarmar sus criticas y �greenwash� su centro principal de ganancias, maquiladoras. Si productos org�nicos amenazan con saltar de su mercado nicho, como alimentos org�nicos ya lo han hecho en Europa, Jap�n, y los Estados Unidos, entonces empresas trasnacionales intentaran comprar en sectores estrat�gicos de la industria y asegurar que la �alternativa org�nica� quede bajo su control.

Pero mientras este mercado nicho, org�nico y comercio justo mantenga su bajo volumen y este restringido a las clases altas mientras no afecte el �negocio de siempre� y las super ganancias de las maquilas�en el campo o la fabrica� los gigantes algodoneros y los Matones de Marcas nunca van a cambiar su objetivo, ni sus practicas. Aun as� la sobrevivencia del Planeta y el bienestar de todo la pol�tica global exigen un rompimiento en �mas de lo mismo�. Agricultura industrial y intensivamente qu�mica�ejemplificado negativamente en la producci�n algodonera al estilo de fabrica�ya super cargado con la llegada de la ingenier�a gen�tica, presenta un peligro claro y presente al medio ambiente, salud humana, y la sobrevivencia de los 2.4 mil millones de campesinos y productores rurales del mundo.

La globalizaci�n e industrializaci�n de alimentos, fibras, y ropaje, como parte de la revuelta de la sociedad civil y cultura por empresas trasnacionales, es un enlace importante en la cadena de eventos que ha llevado al mundo al punto de la destrucci�n. Cambio clim�tico, destrucci�n ambiental, depleci�n de la capa de ozono, la extinci�n de especies, hambre, mas pobreza, proliferaci�n nuclear, guerras sin fin, adicci�n a drogas, desanimo pol�tico, la institucionalizaci�n de la producci�n de maquilas, y el consumismo fuera de control�estos son pero solo algunos de los s�ntomas de la enfermedad que tenemos que tocar, ahora mismo.

La hora ha llegado para seguir construyendo la fundaci�n del movimiento amplio activistas pro-ambiente, anti-transg�nico, y anti-maquiladora que ya existen y para crear una demanda amplia de los consumidores para ropaje org�nico, no-maquila, y comercio justo. Ropa para un Cambio: Sentir lo que vas a vestir La OCA esta lanzando una nueva campa�a de educaci�n publica y presi�n en el mercado este oto�o para levantar la conciencia sobre los efectos sociales y ambientales negativos de la producci�n convencional y transg�nica de algod�n y la explotaci�n institucionalizada de las maquilas de ropa. Mientras la OCA y nuestros aliados presionamos los Matones de Marcas, vamos a subyacer las alternativas Org�nicas y de Comercio Justo que ya existen en el mercado. Nuestro plan b�sico es para unir consumidores org�nicos, activistas contra los transg�nicos, los sindicalistas, activistas eclesi�sticos para la justicia social, progresistas en la industria de moda y ropaje, y la comunidad contra maquilas y para Comercio Justo a una esfuerza potente para el cambio fundamental, ambos en el mercado y el ambiente de pol�tica y pol�tica publica.

Esta campa�a ser� de un a�o, parecida a la campa�a contra Starbucks que ya lleva 18 meses exitosos contra transg�nicos, y para la producci�n org�nica y Comercio Justo. Solo que Ropa para un Cambio seria m�s grande todav�a Esta nueva Coalici�n de Ropa para un Cambio exigir� a las tiendas y fabricantes tales como The Gap, Nike, Ralph Lauren, Levi-Strauss, y Wal-Mart: *Que dejen de comprar y vender ropa que contenga algod�n transg�nico. *Que empiecen a mezclar fibras org�nicas y otras fibras sustentables como c��amo en su ropa. *Que dejen de usar maquilas. *Que garanticen que alcanzan la certificaci�n, verificados independientemente �Comercio Justo�, subrayado por la Organizaci�n Internacional de Trabajo *Que vendan solo ropa org�nica de los Estados Unidos y hecho por Sindicatos..

Hace 15 a�os los alimentos org�nicos en los EU eran solo un mercado nicho. Ahora, es una industria de $11 mil millones de d�lares anuales, y el sector de mas crecimiento en el sistema alimentario norteamericano. As� mismo, ropa org�nica de comercio justo, hecho en los EU hoy solo constituye un mercado nicho peque�o, pero con tu apoyo nosotros podemos lograr nuestro objetivo de largo plazo de obtener que por lo menos el 30% de la ropa en los EU sea org�nica y de comercio justo por el a�o 2010. La OCA pretende lograr estos objetivos: *Lograr que la comunidad de inter�s p�blico (grupos ambientalistas, sindicatos laborales, iglesias) �camina la palabra� dejen de promover o vender camisetas y otros art�culos con sus logotipos si no est�n hechos de algod�n org�nico y por sindicatos, o por lo menos ser certificados como �no maquila� bajo reglamentos internacionalmente reconocidos. *Distribuir miles de hojas informativas y folletos para educar a los consumidores acerca de estos temas. *Generar miles de faxes, correos electr�nicos y llamadas telef�nicas a las empresas roperas. *Lograr que el mensaje Org�nico y de Comercio Justo tenga presencia en los medios masivos de comunicaci�n. *Organizar eventos educativos y protestas en las afueras de las tiendas como The Gap, Nike, Ralph Lauren, and Levi�s. Animando a los consumidores a devolver sus compras pasadas de estas empresas. *Organizar distritos escolares, consejos municipales, y universidades para empezar a comprar solo ropa y fibras org�nicas y comercio justo, con una preferencia especial por ropa Hecha por Sindicatos y Hecha en los Estados Unidos. El primero paso en este proceso es que la comunidad progresiva y consumidores socialmente responsables empecemos a caminar nuestra palabra. Esta bien comprar ropa reciclada o usada, de hecho es muy probable apoyar a los comerciantes locales o las caridades comprando ropa de segunda mano. Pero cuando compres ropa o zapatos nuevos, aseg�rate que sean org�nicos o sustentables y Comercio Justo, no maquila. Estamos los nos vestimos, adem�s que comemos, y ya es tiempo de cambio. Por lo pronto, mantente actualizado en Noticias Biodemocracia en nuestro sitio web www.organicconsumers.org con las noticias, an�lisis y acciones urgentes. # Termina Noticias Biodemocracia #41 #

 

Home | News | Organics | GE Food | Health | Environment | Food Safety | Fair Trade | Peace | Farm Issues | Politics
Forum | Español | Campaigns | Buying Guide | Press | Search | Volunteer | Donate | About Us | Contact Us | Email This Page

Organic Consumers Association - 6771 South Silver Hill Drive, Finland MN 55603
E-mail: Staff · Activist or Media Inquiries: 218-226-4164 · Fax: 218-353-7652
Please support our work. Send a tax-deductible donation to the OCA

Fair Use Notice: The material on this site is provided for educational and informational purposes. It may contain copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. It is being made available in an effort to advance the understanding of scientific, environmental, economic, social justice and human rights issues etc. It is believed that this constitutes a 'fair use' of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, the material on this site is distributed without profit to those who have an interest in using the included information for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material from this site for purposes of your own that go beyond 'fair use', you must obtain permission from the copyright owner. The information on this site does not constitute legal or technical advice.
Please Support Our Sponsors!

Organic Valley

Organic
Valley

Dr. Bronner's Magic Soaps

Dr. Bronner's
Magic Soaps

Botani Organic

Botani
Organic

Aloha Bay

Aloha Bay

Eden Organics

Eden Foods

Frey Vineyards

Frey
Vineyards

Intelligent Nutrients

Intelligent
Nutrients